Ana y Fabián


Nuestras bodas

Share Button

Nuestra boda de hoy es una invernal porque pensamos que cualquier época del año es buena para casarse. Esto es lo que creemos y lo que queremos compartir con todos vosotros.

Fue el año pasado cuando Ana y Fabi contactaron con nosotras. Y es que también para las wedding planners se puede aplicar aquello de “de una boda sale otra boda”. Está más que demostrado, y podemos dar fe de ello. Pues bien, nuestros novios habían asistido al enlace de unos amigos, cuya boda habíamos tenido el honor de organizar. En seguida nos citamos con ellos y nos pusimos manos a la obra.

Ana y Fabi son dos personas asequibles y maravillosas. Una pareja encantadora, de las que te ponen las cosas fáciles a la hora de trabajar y hacen que el trabajo sea cómodo y gratificante. Será por eso que el tiempo decidió recompensarlos, porque amaneció en Sevilla un día resplandeciente, de un sol inmenso, con esa luz tan especial que, en nuestra ciudad, tienen los días despejados del mes de diciembre. Con este marco realmente todo estaba destinado a salir bien.

Ana eligió para su gran día un preciosísimo diseño de Roberto Diz. El vestido realmente merecería un capítulo aparte: Un abrigo tipo trench que dejó encandilados a todos, a nosotras las primeras. El vestido estaba rematado con unos adornos de guipur en las mangas y en el cuello. Llevaba un semi recogido marcado por unas ondas muy suaves y un maquillaje espectacular; suave y muy natural. Todo ello de la mano de Paco Cerrato. Como guinda, unos pendientes de brillantes pertenecientes a su familia.

mr-1 copia

Ana llegó a la Capilla de los Estudiantes excepcionalmente tranquila, llevando entres sus manos un ramo de rosas inglesas en color blanco. Momentos antes lo hacían los invitados con una puntualidad ejemplar. Y por supuesto el novio, impecable y acompañado de su madre.

Fue una ceremonia muy emotiva para la que los novios nos solicitaron un acompañamiento musical especial, por lo que les recomendamos una magnífica soprano de nuestra más entera confianza, acompañada por un trio de cuerdas que, particularmente, nos tiene enamoradas. Siempre son un acierto.

 Tras la ceremonia los invitados fueron caminando por la calle San Fernando, hasta llegar al emblemático hotel Alfonso XIII, del que ya os hemos hablado alguna vez, pero que no nos cansamos de elogiar. El aperitivo se sirvió en el patio central, delimitado por su particular galería acristalada que es una verdadera maravilla, para posteriormente pasar al salón real y disfrutar de un delicioso almuerzo.

La barra libre estuvo amenizada por un grupo de música rock, lo que fue posible gracias a la iluminación y sonido de Ludisound que, con su profesionalidad y buen hacer, animaron a los invitados hasta pasada la media noche.

 La fotografía estuvo a cargo de Susana y Mª Ángeles de Molina y Royo. A estas chicas, como ellas mismas dicen en su web, les gusta lo que hacen. Y esto realmente se nota.

¡Os deseamos que seáis muy muy felices!



Publica un comentario...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.